Martes, 14 Mayo 2019 19:05

Discurso de posesión de la Prefecta Paola Pabón

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Pichinchanas y Pichinchanos,
Han pasado 58 días desde que esta provincia se pronunció. Tomó una decisión y con ella reivindicó un valor vital de la democracia: el pueblo manda. Y asumimos esta decisión histórica y desde ese momento nos sometimos al mandante.

No lo voy a negar: un triunfo así me llenó, hasta la médula, de emoción y alegría. Ahora recuerdo algo que estaba en el fondo de mi corazón. Entre los recorridos y los descansos de la campaña retumbaba esa estrofa del himno de Pichincha:

"No es de Shyris vivir de rodillas,
nuestra insignia es luchar y vencer,
la grandeza del pueblo se forja
Si otra vez nos reclama la Patria
la victoria alcanzar en la lid,
empezando de nuevo la historia
cambiaremos por ti el porvenir".

El 24 marzo vivimos uno de esos instantes que no se borran de la memoria. Lo que muchos creíamos ocurrió. Los pronósticos eran favorables al bloque neoliberal, pero el pueblo una vez más demostró que no se deja engañar. Nosotros llegamos con dignidad, con una propuesta pragmática y concreta, con una experiencia de gobierno, pero también con un compromiso de honestidad y con una visión de futuro. No llegamos para echarle la culpa al pasado o para despojarnos de nuestras responsabilidades. Hablamos siempre del futuro y de ese encuentro frontal con los retos y los desafíos.

Y aquí estamos jubilosos y festivos, solemnes y puntuales con la historia. Mayo siempre será un mes pichinchano, patriótico y fervoroso. La lucha libertaria de Manuela Sáenz, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre y Abdón Calderón tienen eco en estos días. No solo conmemoramos la batalla que selló nuestra Independencia, la gesta más gloriosa de nuestra historia republicana, también es un punto de reflexión para nuestra memoria porque nos obliga a pensar cómo dignificar la política y la gestión pública.

Siempre me pregunto qué pensarían nuestros próceres si hoy nos escucharan hablar de ellos, cómo los imaginamos y cuánto les debemos. Porque por ellos también estamos aquí, altivos y soberanos. No es retórica ni palabrería mencionarlos, como hacen otros evocándolos para justificar acuerdos con el FMI o accediendo a los pedidos de cierta embajada para instalar oficinas de seguridad en uno de nuestros ministerios.

Apelo a todo esto porque entiendo que nuestro proceso de emancipación política no ha sido fácil ni rápido. Lo iniciaron nuestros líderes indígenas como Rumiñahui, nuestros libertadores y luchadores como Juan Montalvo, Eloy Alfaro y Carlos Concha, nuestras lideresas como Tránsito Amaguaña, quienes no sólo dieron su vida por una causa, sino que además nos enseñaron que la resistencia y la lucha tienen un costo, que a veces se lo logra con sangre y lágrimas. Y porque son momentos de retroceso y dolor, pérdida y caídas. Iniciamos esta nueva gestión en nuestra Prefectura como parte de ese proceso emancipatorio, aprendiendo de los golpes y derrotas, de las victorias y experiencias positivas, de nuestro país y del la humanidad en general.

Pichincha, además, nos obliga a pensar en su condición histórica desde que se gestó con El Inga, la cultura de la Chimba, que mantuvo mucha cercanía con la cultura Cotocollao. También nos debemos a los Caranquis, quienes nos legaron su sabiduría y podemos apreciarlo en Zuleta, Cochasquí, Socapamba, Perugachi y Pinsaquí. Y no podemos dejar de mencionar a los Yumbos, conocidos por hacer las tolas, pero también por ser los constructores de ese sitio ceremonial que todos debemos visitar en Tulipe. Pero además somos y nos debemos a la herencia de lucha de los Kitus, como también de los Panzaleos.

Nuestra provincia, a pesar de que la vivimos a diario, la paseamos y de ella hacemos nuestra convivencia, no ha desarrollado una pedagogía que nos enseñe de dónde venimos y quiénes somos como pichinchanos. Y por eso algunos, con muy buenas razones, dicen que no tenemos una identidad marcada, que más bien es la suma de varios pueblos y culturas, en una expresión de diversidad plena, pero que no necesariamente crea un tejido identitario provincial. Nuestro deseo es crear esa pedagogía, construir ese relato de la provincia, que irradiemos el orgullo de sentirnos hombres y mujeres de Pichincha, aguerridos luchadores por la vida y la libertad.

Yo quiero, y lo digo desde la más profunda de mis convicciones, trabajaremos para construir una provincia entre todos y todas, en colectivo, disponiendo de nuestros saberes y de nuestras memorias. Vengo de una experiencia de servicio de 20 años, la mayoría de ellos en la Prefectura y conozco muy de cerca la gestión administrativa y sus dinámicas territoriales. Muchos de ustedes me conocieron trabajando ahí. Por eso no fue ajeno para mí y para mi equipo plantearnos este desafío político.

Sabía que ganaríamos. Lo veía en los ojos de la gente, en sus manos cuando me estrechaban con cariño y mucha esperanza. Igual cuando caminábamos en los barrios y las parroquias y recuperábamos eso que durante más de diez años aprendimos: oír, ver, sentir y aprender de la gente, de nuestras mujeres, de nuestros hermanos mayores y de los que ahora sienten el impacto de un modelo neoliberal en cada uno de sus hogares.

Estoy aquí como parte de un proceso emancipatorio: tras 73 años de creación de la Cámara provincial soy la primera mujer que dirigirá este territorio, con las mujeres, desde las mujeres y con un sentido de la política que integra, valora la diversidad, escucha, cobija, y convoca. Las mujeres somos seres humanos con la capacidad de resistir y abrazar, cobijar y procrear, imaginar e inventar. Y ser la primera prefecta de Pichincha es parte de ese gran recorrido de liberación y de emancipación femenina. Ojalá vengan el futuro otras y que también tengamos más presidentas en las juntas parroquiales y alcaldesas y concejalas que luchemos por la liberación de todas las formas de opresión

Vengo de un barrio popular, estudiando en escuela y colegio públicos. Afronté con mi familia dificultades económicas y carencias, cuando el futuro nos parecía siempre lejano y ajeno. Soy una mujer de pueblo y eso me hace más sensible y aguerrida.

Sé que por ser mujer no será tan fácil administrar la prefectura. Ya hay voces y expresiones sexistas, xenófobas intolerantes con mi condición también de revolucionaria, de izquierda y como representante de la Revolución Ciudadana. Pero sabremos resistir y vencer también, como lo hicieron mujeres como Dolores Cacuango o nuestras inolvidables tres manuelas: Manuela Espejo, Manuela Cañizares y Manuela Sáenz. Sin duda alguna, ellas son mi guía y mi mejor apoyo moral.

Lo dije antes de ganar las elecciones y aquí lo repito, con mucho fervor:

Mi compromiso de vida
es contigo mujer sencilla,
mujer multicolor,
mujer de lucha.
Es con todas las mujeres,
que este domingo 24
van a alcanzar una nueva victoria.
con más convicción que nunca,
por una Pichincha viva.

Por ti mujer que crece, que se supera:
mujer madre, mujer hija, mujer abuela, mujer padre, mujer amor....
mujer que le importa Pichincha porque le importa su Patria.

POR TODO ESTO LES QUIERO DECIR CON ÉNFASIS Y HONESTIDAD:

Desde la Mitad del Mundo quiero cumplir una promesa que me hice en intimidad, que la asumo con ustedes como NUESTRO JURAMENTO: transformar esta provincia, sentar las bases para una geografía humana y física de bienestar colectivo, de distribución de la riqueza, de crecimiento con equidad e igualdad, sin dejar de lado la incorporación de las nuevas tecnologías en el desarrollo de la producción, para superar esa curva en descenso que ahora experimentamos por las políticas de exclusión ordenadas desde el Fondo Monetario Internacional.

¡NUESTRO JURAMENTO SERÁ TRABAJAR, PENSAR, SOÑAR Y CONSTRUIR PORQUE PICHINCHA ME IMPORTA, PICHINCHA ES MI PIEL Y MIS NEURONAS, PICHINCHA ME ALIMENTA Y DE SUS FRUTOS, DE SU GENTE, DE SUS MONTAÑAS Y RÍOS, DE SUS FLORES Y FRUTALES NOS VIVIFICAMOS. PICHINCHA SUENA COMO UNA CANCIÓN Y COMO UN HIMNO, PERO ANTE TODO ES UNA POESÍA!

Hoy recuerdo esa estrofa del poema sonoro y vibrante de Manuel María Sánchez, para Pichincha, que me permite sintonizarme con ustedes y la historia que hoy fundamos en esta Mitad del Mundo:

Arriba, en el azul del firmamento,
en la extensión sin fin, diáfana y pura,
el incásico dios arde y fulgura,
como fulge en el hombre el pensamiento.
Abajo, del volcán sobre el asiento,
lidiando, cual cóndores en la altura,
dos nobles pueblos que, en igual bravura,
son de la Gloria y del Valor portento.
Y ante la augusta esplendidez del cielo
-mudo testigo del humano duelo-
del Tiempo y del Pasado en la honda tumba,
la vieja Monarquía se derrumba
y el Genio de los libres se levanta.

Para nuestro orgullo, hoy por hoy Pichincha es una una provincia joven, con el 56% de la población menor de 30 años, con los mejores indicadores sociales y económicos del Ecuador:

Es la provincia con menores índices de pobreza y con la mayor escolaridad de su población (10,6 años de escolaridad). El 20% de las unidades educativas y el 35% de las universidades del país se encuentran aquí. La tercera parte de jóvenes entre 18 y 24 años asisten a instituciones de educación superior.

Es la segunda del país por su aporte al Producto Interno Bruto nacional. Es la primera provincia en número de empresas, pues alberga a la quinta parte de las que operan en el Ecuador.

Cuenta con un aeropuerto internacional que dinamiza el turismo y las exportaciones.

Pichincha además es la provincia de la diversidad: múltiples culturas, variedad de ecosistemas, distintas tradiciones, alucinantes paisajes hacen de nuestro territorio un lugar único para vivir y visitar. Tenemos 8 cantones en diversos pisos ecológicos que van desde el bosque subtropical hasta los páramos andinos, lo que nos permite contar con una especialización productiva que se complementa entre cantones y permite solventar nuestra necesidades alimentarias.

Tenemos 7 áreas protegidas y 150 microcuencas.

Contiene nada más y nada menos que 724 sitios arqueológicos.

El turismo representa el 4% del PIB provincial. Es necesario
dinamizarlo y conseguir que se visiten otros destinos turísticos de la provincia a más de Quito.

La provincia cuenta con 9.064 organizaciones sociales registradas, creando un tejido social vigoroso, con el que trabajaremos de cerca y lo dinamizaremos. Solamente, en el ámbito de riego contamos con 150 organizaciones de riego, que agrupan a 22.659 usuarios.

Ahora bien, también tenemos problemas y debemos afrontarlos con inteligencia y eficacia. La mala política económica nacional ha afectado grandemente a Pichincha, que pasó a tener la segunda tasa de desempleo más alta del país: 7%, después de Sucumbíos. El desempleo es uno de los problemas más graves de una población, pues no permite la reproducción de nuestro bien más preciado: la vida humana. De ahí la necesidad de fortalecer la producción, generar empleo y dinamizar la economía provincial. No es tarea fácil, sobre todo cuando las políticas nacionales apuntan en el camino contrario.

Otro de los problemas que enfrentamos en el ámbito productivo es la disponibilidad de riego.

El 52% de la superficie destinada a la agricultura carece de riego. Es decir: 45 mil hectáreas requieren de riego. Esta será una de las áreas prioritarias de trabajo del nuevo gobierno provincial. Sabemos hacerlo y contamos con el equipo humano para ello. Nuestro Viceprefecto, Alexandro Tonello, liderará con su capacidad y experiencia esta área tan importante del desarrollo provincial.

Contar con riego multiplica de dos a cuatro veces la productividad de una parcela. Apoyaremos a la agricultura familiar campesina y fortaleceremos nuestra soberanía alimentaria.

Con productos sanos, diversos y nutritivos enfrentaremos el grave problema de desnutrición infantil crónica que vive la provincia. 58 mil niños menores de 5 años, que representan la quinta parte de esta población padecen de desnutrición en Pichincha. Una realidad inadmisible, afrenta a la que todos y todas debemos rebelarnos, en una provincia eminentemente agrícola, que exporta alimentos.

Crearemos el programa de legalización de tierras rurales y la corporación de fomento productivo Pichincha, para la innovación, emprendimiento, acceso a crédito, asistencia técnica, acceso a mercados.

Y el proyecto más grande, que probablemente no se concluya en mi administración, pero que tengo la responsabilidad de iniciarlo: El puerto seco de Pichincha, con su parque industrial ...

Una realidad lacerante en pleno siglo XXI: 7 de cada 10 mujeres en Pichincha han sido violentadas. Violencia física, sicológica, patrimonial, pero también violencia sexual. No podemos permitir que esto siga ocurriendo. Generaremos un potente programa para la igualdad de género, haremos que la ley contra la violencia a la mujer se cumpla en Pichincha, trabajaremos en los mecanismos de prevención y de apoyo a las víctimas.

Impulsaremos una estrategia para la prevención del embarazo adolescente, fortaleciendo el programa de salud sexual y reproductiva impulsado por Misión Pichincha. Y lo voy a decir muy claro: enfrentar esta situación implica que contemos con compañeros, no con verdugos. Cambiar esto entraña otro modo de convivencia entre hombres y mujeres, entre niños y niñas, esposos y esposas, madres e hijos, hermanos y hermanas. Vamos a construir una sociedad de respeto y armonía humana.

En el ámbito productivo, apoyaremos de manera especial a las mujeres agricultoras y a las trabajadoras de la economía popular y solidaria. Se fortalecerán las cajas de ahorro comunitarias, el acceso a tierra, crédito, asistencia técnica y mercados. Impulsaremos redes de comercio justo, enlazando a productores y consumidores del campo y la ciudad.

Tenemos propuestas y soluciones, ideales y sueños, como decía el gran poeta cubano José Martí: "Yo sueño con los ojos/ Abiertos,/ y de día".

Hoy tomamos posesión de un cargo y de unas funciones para cumplir nuestro programa de gobierno. No vamos a cambiarlo por las presiones de los poderes fácticos, como hacen otros que oyendo cantos de sirena para salvarse individualmente guardan en la gaveta lo que les llevó a la Presidencia.

Desde ahora y desde aquí, desde la Mitad del Mundo, le propongo a nuestros ciudadanos y ciudadanas 5 grandes retos:

1.- Nuestra provincia será verde, para cuidar sus raíces y todos sus seres vivos. No vamos a permitir atentados a nuestra naturaleza, haremos todas las consultas necesarias para garantizar que la afectación de la minería metálica no hiera ni acabe con nuestros paisajes, flora y fauna.

2.- Desarrollar un proceso participativo, integral, intergeneracional y profundamente humano para declarar a Pichincha libre de violencia de género.

3.- Vamos a hacer de la Mitad del Mundo el gran centro de distribución turística para el Nor-Occidente y los pueblos vivos, para incluir en el marco de gestión de la Ciudad Mitad del Mundo a la Reserva de Biósfera del Chocó, a los Gads de esta zona y la mancomunidad. Todo esto con el objetivo también de hacer realidad el Programa "Pichincha al Aire Libre".

4.- La Plaza de la República será el espacio de encuentro de los comunes, de los diversos, para conversar, celebrar y conjurar nuestras diferencias y nuestros clamores. Por eso la vamos a convertir en un punto luminoso, como lo habrían hecho nuestros libertadores, próceres y revolucionarios del siglo XX.

5. Impulsaremos un nuevo modelo de gestión: con la participación plena, gobernando con la gente, desarrollando el buen gobierno (con las alcaldías, con los gobiernos parroquiales, en el territorio, con las organizaciones y con los no organizados). No vamos a dejar espacio a la corrupción, seremos -primero- cuidadosos y celosos del gasto público, pero también implacables con quienes traicionen sus obligaciones legales y éticas.

Nuestro lema es: mandar obedeciendo, como lo dijo en su momento el Subcomandante Marcos.

Y por eso también queremos impulsar el Parlamento de la Provincia, como expresión del Poder Popular.

Quiero, sueño y trabajaré por contribuir a una Pichincha Plural y democrática para convivir con la diversidad construyendo propósitos comunes en el marco de la Constitución y la garantía de los derechos, que es su esencia misma.

Creo firmemente, como dice nuestra Constitución, que la soberanía pertenece al pueblo y esto significa concebir a ese pueblo como la suma de ciudadanos con derechos fundamentales y de un Estado en el que no existe poder absoluto, ni formal ni fáctico.

Se criticó que en la década pasada se cometieron arbitrariedades, sin embargo, quienes lo hacían ahora atropellan y violan la Constitución para aniquilar una corriente política; acabaron un principio del Estado constitucional, como es el sometimiento de las consultas al dictamen constitucional, pusieron resoluciones por encima de la Constitución y destrozaron la institucionalidad, con lo cual estamos transitando el nefasto sendero que linda con el fascismo.

Por otro lado es conveniente reflexionar y comprometerse con una democracia que no solo es el método por el cual hoy hemos sido electos, incluso vale hacer un paréntesis para decir al Consejo Nacional Electoral que debe respetar la voluntad de ese pueblo y que no puede irrespetar las decisiones tomadas en las urnas, por ello, es inaceptable que aún no haya entregado credenciales a los nuevos miembros del Consejo de Participación, el CNE calculando en lugar de garantizar la voluntad popular.

Decía, la democracia no puede ser solo UN MÉTODO sino también tiene, como dice Luigi Ferrajoli, una SUSTANCIA que consiste en derechos y esos derechos están por encima de la lógica del mercado. Paradójicamente ahora ya no es el Estado el que regula a las grandes empresas nacionales y transnacionales sino los mercados los que seleccionan los países en función de quienes les brindan más garantías para su inversión, que equivale a menos derechos de la naturaleza y de los trabajadores, como aparentemente se planteará en el Proyecto de Ley de Fomento Productivo que dicen llegará a la Asamblea Nacional este mismo mes.

Creo en una democracia sustancial y desde el Gobierno de la Provincia de Pichincha buscaremos aportar en esa perspectiva construyendo una provincia plural pero también que defienda y construya derechos, esto es trabajar día a día para abrir el horizonte de oportunidades para mujeres y hombres de la provincia; no solo para el capital sino sobre todo para los habitantes de esta hermosa tierra.

Las decisiones serán tomadas con la participación de la ciudadanía, nada para Pichincha sin los pichinchanos. Solos no sabemos nada, juntos encontraremos las mejores soluciones para nuestra provincia. Por eso, se llevarán adelante procesos de consulta sobre las decisiones trascendentales de la provincia constantemente y cuando sea necesario, convocaremos a consulta popular. Nuestra gestión fortalecerá la democracia deliberativa, la participación y la formación de una ciudadanía activa, responsable y comprometida con el futuro de la provincia.

Fortaleceremos los servicios de salud, la atención a migrantes y el programa de mediación.

Y tenemos la ilusión de resolver un asunto medular en nuestra provincia: atender la angustia de los productores de leche, la carencia de políticas nacionales para que tengamos leche propia y para atender a nuestros niños. Reitero: los ocho cantones son productores de lácteos. Si logramos un sistema de comercialización y generamos la marca Pichincha para nuestros lácteos estaremos en condiciones también de facilitar el desayuno escolar, reducir la desnutrición y crear riqueza colectiva.

Generaremos la estrategia de desarrollo de la reserva de biosfera del Chocó Andino y trabajaremos en mancomunidad para la protección de páramos y humedales.

En Vialidad impulsaremos un proceso de modernización tecnológica del sistema de peajes. Iniciaremos el Proyecto El Arbolito para unir a Quito con el Valle de los Chillos en menos de 15 minutos. Emprenderemos el Proyecto vial Manuela Sáenz, que atraviesa los cantones de Mejía, Rumiñahui y Quito para conectar los polos industriales de Alóag, Aeropuerto y el Sur de Quito. Además, no dejamos de lado el proyecto de Rehabilitación Calacalí–Río Blanco. Y en mi administración concluiremos la ampliación a cuatro carriles de la vía Alóag-Unión del Toachi.

Tenemos poco tiempo, son cuatro años y nuestro contrato político con ustedes y entre todos será trabajar todos los días, construir una rutina de servicio y atención prioritaria a todo lo que sea urgente e importante. No nos vamos a descuidar ni desconcentrar en lo fundamental. Pero también es el tiempo suficiente y necesario para hacer lo que somos capaces de ofrecer y cumplir. Para eso contamos con experiencia, equipo técnico y político capacitado. No vamos a dejar de mencionar que nuestra institución requiere un empuje y una presión para sacudir el polvo acumulado en algunas tareas pendientes. Incentivar la creatividad y el entusiasmo. Yo tengo mucha energía y me gusta transmitirla. Así será nuestra relación: como autoridad, como compañera, como mujer, como una más que mira la responsabilidad pública como un ejercicio de enriquecimiento espiritual. Yo confío en ustedes, en los empleados y trabajadores del Gobierno Provincial. Quiero transmitirles mi energía porque vengo a ofrecer mi corazón, como dice la canción de Fito Páez.

Y no quiero dejar pasar por alto algo fundamental:

NOS DEJAN ALGUNAS Y SENTIDAS DEUDAS, CONTRATOS FIRMADOS EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS, LA PREFECTURA PASADA AGOTÓ BUENA PARTE DEL PRESUPUESTO EN DETERMINADAS ÁREAS QUE SABREMOS INFORMAR OPORTUNAMENTE.

Sólo por poner un ejemplo: en una dirección ejecutaron hasta la semana pasada el 81% del presupuesto del año 2019 y recién estamos en la primera quincena de mayo. No hemos llegado ni a la mitad del año y ya se gastaron casi todo el presupuesto.

En las dos primeras semanas haremos una evaluación general administrativa, financiera, operativa y estructural para entender, ahora sí, que nos dejan y qué tenemos pendiente. Sin alarmismos y sin escándalos (como acostumbran otros) demostraremos qué tenemos. Por lo pronto, ustedes lo podrán comprobar: hay una estética del descuido y un olor a añejo, en pasillos y procesos, comportamientos y espíritu de trabajo. Nuestra prefectura debe sacudirse, para que el Gobierno provincial sea un espacio efectivo de gobernabilidad, servicio con calidez y una nueva actitud.

El Gobierno de Pichincha debe ser un ejemplo de eficacia y de eficiencia. Necesitamos actualizarnos en algunos procesos técnicos, tecnológicos y administrativos para darle mejor imagen y calidad al servicio. Estoy comprometida, a hacer la mejor Prefectura de la Historia.

Una Prefectura del territorio, en la localidad, con los actores sociales, económicos, culturales y gremiales.

Desde ya les convoco a los intelectuales, a los artistas, a los investigadores y a los historiadores a acompañarme en esta gesta colectiva. No dejemos de lado el arte y la creación, el pensamiento y la reflexión académica, la investigación científica y el ensayo filosófico. No dejemos de lado el ejemplo de Eugenio de Santa Cruz y Espejo, Osvaldo Guayasamín, Jorge Carrera Andrade, Nela Martínez, Juan Montalvo, Carlota Jaramillo, Ernesto Albán, Bolívar Echeverría, Agustín Cueva o ese conjunto de actores, pensadores y artistas que nos señalan y nos alertan sobre el sentido de nuestro rol en la historia, de cómo sentimos nuestras victorias y derrotas. A ellos les convoco a un Parlamento del Encuentro y la Sabiduría para pensarnos. Estoy segura que de ahí saldrá nuestra hoja de ruta para lo que queda de este siglo, como en su momento lo imaginaron, con gran lucidez, Eloy Alfaro o los líderes de las Revoluciones Juliana, la Gloriosa y de la épica Revolución Ciudadana.

Y tampoco quiero dejar de lado un mensaje para nuestros empresarios, emprendedores, artesanos, pequeños productores: HOY NECESITAMOS DE TRABAJO, NECESITAMOS DE PRODUCTIVIDAD. Con ustedes podemos crear riqueza y capital. Sin ustedes habrá desempleo y precariedad. Pero ustedes también deben saber que sin obreros, técnicos calificados y empleados solventes sus negocios y sus empresas no se desarrollarán. Si queremos dar el salto, también necesitamos redistribuir la riqueza, pagar puntuales los impuestos, garantizar las exenciones para los modelos exitosos y que generan plus valor. Estamos en la era de la infotecnología, de la biotecnología y de la Inteligencia Artificial. Y los empresarios y emprendedores saben que sin esas innovaciones se quedan en el pasado y otros ocuparán sus lugares.

Yo les invito a desarrollar empresa y producción, empleo y bienestar, innovación y transformación, pero con un hondo espíritu social, patriótico, nacionalista sin chauvinismos. Podemos competir entre nosotros, pero nuestro desafío es competir con nuestros países vecinos, vender a Europa y Estados Unidos, a Asia y África. Y aquí tenemos las condiciones y el espíritu para hacerlo. Si hace falta hacemos un gran foro provincial para la innovación y el desarrollo empresarial lo hacemos y nos sentamos a soñar, crear y producir. Les tomo la palabra, porque tienen mi palabra, palabra de mujer, palabra de revolucionaria, palabra sentida.

No quiero dejar de lado que nuestro trabajo institucional y administrativo se inscribe en un momento crítico para el Ecuador: las políticas de ajuste afectan a todos, menos a los privilegiados de ciertos grupos que han cooptado el poder y algunas instituciones clave de la democracia. Vivimos un bombardeo a los principios esenciales del espíritu de Montecristi. Quieren destruir lo que el pueblo aprobó en tres consultas populares. Con lo que han hecho en una entidad de transición han manchado el proceso constituyente arrogándose funciones y prórrogas inconstitucionales. El Ecuador de hoy tiene miedo y vive amenazado de incertidumbres y desconcierto. No hay liderazgo para conducir una nave cargada de demandas y ansiosa de mejores días.

Y también es cierto que vivimos un momento de persecución y hostigamiento. Antes de posesionarnos nos dieron algunas señales de amenaza y de advertencia de cómo será la relación con nuestra Prefectura. Por más bloqueo mediático no pudieron ocultar la torpeza de sacar del aire la frecuencia de Pichincha Universal y la abrimos el viernes pasado, tras una larga disputa legal e institucional que bien sabemos de dónde vino la demora, la mentira y la censura sin nombre. Pero ya tenemos una radio pública, que en su momento será una plataforma mediática para toda la población.

Nos investigan y nos espían. Nos cierran las puertas para el diálogo y el debate nacional. Convocan a un Encuentro Nacional y somos los excluidos.

Han creado una red de persecución alrededor de un aparato judicial y mediático que hoy por hoy constituyen los factores de poder determinantes. Ha violado los principios básicos del debido proceso y el respeto a las garantías elementales. Ahora ningún cambio institucional, legítimo y asentado en la Constitución, se podrá hacer porque un señor impuesto en el Consejo de Participación parece que ha inventado otra Carta Magna, donde lo que él decide se hace, pero no se corrige.

Pero no nos amedrentan. Con ustedes, con las organizaciones sociales, con los gobiernos locales, con los jóvenes y las mujeres luchadoras, nos dotaremos del mejor blindaje social y político.

Vamos a trabajar y vamos a luchar contra las injusticias y la persecución con la Constitución en la mano, en paz, con diálogo y en democracia. Y si por decir esto nos llamarán instigadores, porque se les instaló el miedo, aquí vamos a estar para afrontar con ética y responsabilidad.

Pichincha, repito, me importa y me importa mucho desde mi condición de mujer y de revolucionaria. Y estoy aquí para servir y para aprender. Con ustedes y con la venia y la bendición de mis antepasados y de mis padres y mis hermanos de lucha.

No nos van a distraer en nuestro propósito fundamental: transformar Pichincha, liderar un nuevo encuentro de ecuatorianos y ecuatorianos a favor de la paz y la auténtica democracia.

Voy a ser consecuente con el respeto y la atención a quienes no coinciden con nuestras ideas, pero no vamos a claudicar ni a someternos al interés del capital y del oprobio, mucho menos de la venganza y el odio.

Soy hija de la Patria Grande y con las mujeres y hombres de América Latina apostamos por otro mundo y por la solidaridad mundial.

Hoy me comprometo a no traicionar NUESTRO JURAMENTO que queda escrito en este discurso y en esta declaración programática y de principios para gobernar nuestra Pichincha, con ética y justicia, responsabilidad y firmeza.

GRACIAS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS.

Visto 873 veces